Selecta

Relecturas que arrojan luz sobre temas del presente

Coleccion de libros EverGreen
Una de las pruebas más claras de la calidad de una obra es su capacidad de superar el paso del tiempo. Resulta significativo comprobar cómo algunos textos pierden su sentido tras el paso de una década, mientras que otros siguen alumbrando aspectos de nuestro presente siglos después de haber sido escritos.
La colección Evergreen rastrea en ese don para permanecer «siempre vivos» en libros pertenecientes a los más diversos géneros.
En estos textos el pasado nos ofrece una atalaya desde la cual contemplar la actualidad con una novedosa perspectiva. Para ver más allá es útil reconocerse enano a hombros de gigantes. Esta humilde constatación es la que llevó a Lincoln a escribir: «Los libros sirven para mostrarle a un hombre que sus más originales pensamientos no eran, después de todo, tan nuevos como creía».

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

La casa de los muertos

La casa de los muertos

€12,00
Autor : Fiodor Dostoyevski

Esta experiencia, que cambiará para siempre la visión del autor sobre el ser humano y la sociedad, es la materia de estas memorias. En ellas, Dostoyevski —«el mejor conocedor del alma humana de todos los tiempos», según Zweig, y «el único psicólogo del que tengo algo que aprender», según Nietzsche— adopta la piel de su personaje Alexandr Petrovich para relatarnos las anécdotas, conversaciones y experiencias vividas en el interior de la casa de los muertos.

Colección Evergreen
Páginas 416
Encuadernación Rústica UVI con solapas
Formato 125 x 195 mm
ISBN 978-84-945062-0-8

El 23 de abril de 1849 Dostoyevski fue detenido por «crímenes contra la seguridad del Estado» y condenado a muerte. El motivo era su vinculación con el Círculo Petrashevski, un grupo donde se debatía acerca de las ideas utópicas socialistas y liberales surgidas en Francia. Finalmente, su pena será condonada por trabajos forzados en una prisión de Omsk, Siberia, donde permanecerá cinco años, hasta que una amnistía decretada por Alejandro II le permita volver a San Petersburgo. De este tiempo de prisión contaría a su hermano que se sentía «silenciado en un ataúd», y dejó escrito: «Desde la mañana a la noche, era imposible no comportarse como cerdos».

Libros destacados