Francia 1789-1815. Tres visiones

Colección dedicada a la historia y la literatura memorialísticaColeccion de libros Desvan de Hanta

Hanta, el protagonista de Una soledad demasiado ruidosa de Bohumil Hrabal, tiene un trabajo singular: todos los días tiene que destruir con una enorme trituradora de papel los libros que han sido prohibidos por el régimen que gobierna su país. Pero Hanta tiene un punto de locura, y una rebelde atracción por la belleza, teñida de curiosidad, lo empuja a no seguir las órdenes al pie de la letra. Y así cada día, lenta y meticulosamente, Hanta va llevándose a casa al menos uno de los volúmenes que debería reducir a polvo.
Con los libros que salva de la destrucción, Hanta se va salvando a sí mismo. Al igual que este personaje, la colección Desván de Hanta desea rescatar grandes textos que no deben quedar en el olvido.
La historia se repite, con matices, avanzando en espiral, y entenderla ayuda a superar lo que parece inevitable. Nos interesa especialmente descubrir el diálogo que se establece entre un protagonista de la historia y la historia misma. Atender a esas voces autobiográficas es asistir a la crónica de la historia desde la primera fila.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las siete lámparas de la arquitectura

Las siete lámparas de la arquitectura

€9,00
Autor : John Ruskin

Todos los esteticistas del fin de siglo inglés, empezando por Oscar Wilde,tuvieron a Ruskin como su maestro, y Las siete lámparas de la arquitectura se convirtió en la biblia del movimiento prerrafaelita.

Colección Evergreen
Páginas 256
Encuadernación Rústica UVI con solapas
Formato 125 x 195 mm
ISBN 978-84-943267-8-3

Éste no es un libro de arquitectura. Nació como un ensayo sobre conceptos arquitectónicos,pero en la obra maestra de Ruskin hay mucho más. Para el gran esteta inglés, en la arquitectura estaba «el principio de las artes», que el resto de bellas artes debían seguir en «modo y método». Por eso, al sentar las bases de una nueva forma de entender la arquitectura, Ruskin abrió el camino a una nueva manera de hacer arte. La teoría de Ruskin enriquecía la idea de belleza, con su doble naturaleza de materia y espíritu. La verdadera arquitectura es «la encarnación de la política, de la vida, de la historia y de la religión de los pueblos», es decir, una «historia viva» capaz de perpetuar en eterno presente la sociedad que la produjo, una obra de arte, además,de la belleza puramente formal, posee la belleza de ser expresión del alma del artista insuflada a la obra en su proceso de creación.

Libros destacados