Francia 1789-1815. Tres visiones

Colección dedicada a la historia y la literatura memorialísticaColeccion de libros Desvan de Hanta

Hanta, el protagonista de Una soledad demasiado ruidosa de Bohumil Hrabal, tiene un trabajo singular: todos los días tiene que destruir con una enorme trituradora de papel los libros que han sido prohibidos por el régimen que gobierna su país. Pero Hanta tiene un punto de locura, y una rebelde atracción por la belleza, teñida de curiosidad, lo empuja a no seguir las órdenes al pie de la letra. Y así cada día, lenta y meticulosamente, Hanta va llevándose a casa al menos uno de los volúmenes que debería reducir a polvo.
Con los libros que salva de la destrucción, Hanta se va salvando a sí mismo. Al igual que este personaje, la colección Desván de Hanta desea rescatar grandes textos que no deben quedar en el olvido.
La historia se repite, con matices, avanzando en espiral, y entenderla ayuda a superar lo que parece inevitable. Nos interesa especialmente descubrir el diálogo que se establece entre un protagonista de la historia y la historia misma. Atender a esas voces autobiográficas es asistir a la crónica de la historia desde la primera fila.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las piedras de Venecia

Las piedras de Venecia

€14,00
Autor : John Ruskin

Ante las piedras de Venecia, enfrentado a semejante exuberancia de belleza, Ruskin fue capaz de superar el síndrome de Stendhal para destilar, a partir de ese desmesurado goce artístico, una de las mejores obras de estética que se hayan escrito

Colección Evergreen
Páginas 408
Encuadernación Rústica martelé con solapas
Formato 125 x 195 mm
ISBN 978-84-945137-6-3

 

La lectura de estas páginas nos pone en contacto con la sacralidad del arte. Ante las piedras de Venecia, enfrentado a semejante exuberancia de belleza, Ruskin fue capaz de superar el síndrome de Stendhal para destilar, a partir de ese desmesurado goce artístico, una de las mejores obras de estética que se hayan escrito.

 

El resultado de su detenido examen y reflexión sobre las expresiones de arte que calan hasta la médula esta joya de ciudad, tanto por la belleza de sus edificios como por la de las obras que contienen, resultó enormemente inspirador para artistas de todo el mundo y de distintas disciplinas, como William Morris, quien situó esta obra seminal en el mismo origen de la revalorización del arte gótico que tanto caracterizaría a las corrientes estéticas modernistas de finales de siglo, con el prerrafaelismo a la cabeza, o como Marcel Proust, quien tras la lectura, y traducción, de la obra de Ruskin cambió su residencia —fue a vivir una temporada a Venecia, junto a su madre— y la orientación de su vida y carrera literaria.

 

Libros destacados