Francia 1789-1815. Tres visiones

Colección dedicada a la historia y la literatura memorialísticaColeccion de libros Desvan de Hanta

Hanta, el protagonista de Una soledad demasiado ruidosa de Bohumil Hrabal, tiene un trabajo singular: todos los días tiene que destruir con una enorme trituradora de papel los libros que han sido prohibidos por el régimen que gobierna su país. Pero Hanta tiene un punto de locura, y una rebelde atracción por la belleza, teñida de curiosidad, lo empuja a no seguir las órdenes al pie de la letra. Y así cada día, lenta y meticulosamente, Hanta va llevándose a casa al menos uno de los volúmenes que debería reducir a polvo.
Con los libros que salva de la destrucción, Hanta se va salvando a sí mismo. Al igual que este personaje, la colección Desván de Hanta desea rescatar grandes textos que no deben quedar en el olvido.
La historia se repite, con matices, avanzando en espiral, y entenderla ayuda a superar lo que parece inevitable. Nos interesa especialmente descubrir el diálogo que se establece entre un protagonista de la historia y la historia misma. Atender a esas voces autobiográficas es asistir a la crónica de la historia desde la primera fila.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El hombre mediocre

El hombre mediocre

€10,00
Autor : José Ingenieros

«Siempre hay mediocres. Son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia». El famoso ensayo sobre la mediocridad y el genio de Ingenieros, resulta hoy una radiografía certera e implacable de esta época triunfal del populismo.

Colección Evergreen
Páginas 270
Encuadernación Rústica brillo con solapas
Formato 125 x 195 mm
ISBN 978-84-946755-2-2

 

En este brillante ensayo, Ingenieros retoma desde la perspectiva del positivismo uno de los temas más caros al humanismo desde el Elogio de la estulticia erasmiano: el retrato del hombre mediocre y, por su contraste, el del hombre de genio. En la voz del autor hay ecos de Platón, de Carlyle, de Emerson... de grandes pensadores que se ocuparon de cribar el oro de la escoria en la condición humana, concediendo valor a la genialidad y señalando los peligros que el entronamiento de la mediocridad acarrea a las sociedades.

«Siempre hay mediocres. Son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia», señala Ingenieros, para advertir que hay épocas en las cuales el equilibrio social se rompe a favor de aquellos. Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo cuantitativo, cuando el ambiente se vuelve refractario a todo afán de perfección, cuando no existen aspiraciones que mantengan alto el nivel de moral y de cultura, cuando los ideales se agostan y la dignidad se ausenta... es entonces cuando la mediocridad se enseñorea de las sociedades y los Estados se convierten en mediocracias.

Obras relacionadas

Libros destacados