La ley de la atracción

Colección dedicada a la historia y la literatura memorialísticaColeccion de libros Desvan de Hanta

Hanta, el protagonista de Una soledad demasiado ruidosa de Bohumil Hrabal, tiene un trabajo singular: todos los días tiene que destruir con una enorme trituradora de papel los libros que han sido prohibidos por el régimen que gobierna su país. Pero Hanta tiene un punto de locura, y una rebelde atracción por la belleza, teñida de curiosidad, lo empuja a no seguir las órdenes al pie de la letra. Y así cada día, lenta y meticulosamente, Hanta va llevándose a casa al menos uno de los volúmenes que debería reducir a polvo.
Con los libros que salva de la destrucción, Hanta se va salvando a sí mismo. Al igual que este personaje, la colección Desván de Hanta desea rescatar grandes textos que no deben quedar en el olvido.
La historia se repite, con matices, avanzando en espiral, y entenderla ayuda a superar lo que parece inevitable. Nos interesa especialmente descubrir el diálogo que se establece entre un protagonista de la historia y la historia misma. Atender a esas voces autobiográficas es asistir a la crónica de la historia desde la primera fila.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

El genio del cristianismo

El genio del cristianismo

€22,00
Autor : Francois-René de Chateaubriand

Desde la fe y el profundo respeto hacia lo mejor de una tradición que el caos revolucionario había querido demoler en bloque, Chateaubriand pintó un luminoso lienzo de nuestra herencia social, cultural y artística, inseparable del genio del cristianismo, donde la fascinación por el impulso cristiano y sus monumentos se expresa con palabras vigorosas y muy inspiradas. Estamos ante una obra importante:uno de los textos fundamentales de la literatura occidental del siglo XIX.

Colección Desvan de Hanta
Páginas 640
Encuadernación Rústica UVI con solapas
Formato 140 x 210 mm
ISBN 978-84-945137-4-9

Chateaubriand escribió esta obra cuando todavía humeaban las iglesias incendiadas por los revolucionarios. Tanto había cambiado el mundo que este ensayo, consagrado a descubrir las bellezas de la religión cristiana y su beneficioso influjo en la civilización,suponía el anuncio de un nuevo paradigma, una revolución de signo contrario a la que décadas atrás anunciaran los escritos de Voltaire: ante la Ilustración, se alzaba el espíritu del Romanticismo. «Quiero ser Chateaubriand o nada», anotaría en su cuaderno un joven Victor Hugo, reconociéndole la primacía en el nuevo estilo. Por encima de la razón humana, piedra de toque de la prosa, el buen gusto y la armonía neoclásica, se imponía la razón divina, la poesía desbordante, sublime y sagrada romántica.

Libros destacados